Alejandro Isturiz Chiesa: COVID-19 y la amenaza oculta de las superbacterias en granjas industriales

COVID-19 y la amenaza oculta de las superbacterias en granjas industriales


  • World Animal Protection y FAADA desvelan cómo el aumento de las superbacterias en granjas industriales representa un grave peligro para la salud pública mundial durante la crisis de la COVID-19.

Teniendo en cuenta que las granjas industriales suministran rutinariamente a sus animales los mismos antibióticos que se usaron para tratar el 100% de los pacientes en estado crítico con COVID-19 durante la etapa inicial de la pandemia, el aumento de las superbacterias en granjas industriales representa un peligro real y actual para la salud pública mundial.

Un informe publicado por World Animal Protection encontró que las superbacterias se están generando en las granjas como resultado del uso excesivo de antibióticos y estas bacterias, resistentes a los mismos antibióticos, están entrando en nuestra cadena de alimentación y en el medioambiente.

COVID-19 y la amenaza oculta de las superbacterias en granjas industriales

Casi tres cuartos de los antibióticos existentes en el mundo son usados en la producción animal, la mayoría en granjas industriales que los utilizan para evitar las enfermedades que se generan como consecuencia de las malas prácticas en el manejo de los animales, como, por ejemplo, el alto confinamiento de pollos de rápido crecimiento y la mutilación rutinaria en lechones.

Estos animales son mantenidos en condiciones estresantes y de hacinamiento, situación que crea un cultivo perfecto para la propagación de infecciones y la aparición de otras enfermedades. Cuando las superbacterias pasan de los animales a las personas, nos hacen menos capaces de hacer frente a las enfermedades. Hoy en día mueren 700.000 personas al año por infecciones que no pueden ser tratadas por la resistencia a los antibióticos, unas 33.000 sólo en Europa. Para el 2050, se espera que esta cifra aumente a 10 millones de personas por año.

Una encuesta pública, realizada por World Animal Protection en 15 países incluido España, reveló que 4 de cada 5 personas están preocupadas porque la próxima pandemia pueda originarse en los animales de granja, y un número similar desconoce la amenaza que representa las superbacterias en granjas industriales.

Los resultados clave de la encuesta en España demostraron que:

  • El 94% de los españoles muestra preocupación sobre la posibilidad de que una pandemia pueda originarse en los animales de granja.
  • 92% de los encuestados muestra preocupación sobre la posibilidad de que las superbacterias provengan de los animales de granja.
  • El 65 % de los españoles creen que los productores deberían hacer más para reducir el uso de antibióticos en animales de granja.
  • El 75% de los españoles aseguran que les preocupa que las superbacterias provenientes de animales, causen efectos adversos en la salud.
  • El 94% de los españoles cree que el gobierno debe monitorear y reportar los antibióticos usados en animales de granja.
  • El 90% de los españoles cree que los antibióticos deben ser solo usados para tratar animales enfermos.
  • 4 de cada 5 personas se negaría a comprar en tiendas donde los antibióticos no sean usados responsablemente en la producción de la carne que ellos venden.

FAADA (Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) lleva meses colaborando con la WAP en este proyecto que tiene como objetivo mostrar los diferentes efectos negativos de la ganadería industrial, desde la contaminación de nuestras tierras y aguas, pasando por malas prácticas como el recorte de rabos o el uso descontrolado de antibióticos, que ponen en riesgo no sólo nuestra salud, sino la del planeta y la de futuras generaciones.

Con este objetivo las dos entidades pretenden informar a la ciudadanía española sobre la situación actual y la importancia de las decisiones que como sociedad tomamos respecto al consumo de productos de origen animal. Asimismo, FAADA y WAP quieren llamar la atención de los supermercados que operan en España, para que sepan que son una parte fundamental en esto, y que deberían comprometerse a no suministrar productos que contribuyan a todas estas problemáticas, por la salud del planeta y de las personas.

Maria Moreno, técnica especialista en Animales utilizados para el consumo en FAADA, explica:

«Además de contribuir a la contaminación de nuestros ríos y acuíferos, de ser responsable de más del 14% de las emisiones globales de GEI, a la ganadería intensiva se atribuyen las peores prácticas de manejo de los animales, como el destete precoz de los lechones, la separación de los terneros de las vacas a las 24 h de nacer, el recorte de picos en gallinas de puesta, de rabos en cerdos, etc.

Así mismo, sus instalaciones se caracterizan por unas condiciones de esterilidad y hacinamiento que afectan al comportamiento y al estado emocional de muchas especies. Es por eso que desde FAADA trabajamos con la WAP en este proyecto, para poder poner todas estas cuestiones sobre la mesa y pedir que se les ponga fin en una sociedad en la que ya no tienen cabida alguna».

Ricardo Mora, Gerente mundial del programa de animales de granja de World Animal Protection, afirma:

“Si la pandemia nos ha tomado por sorpresa, la crisis de las superbacterias es una situación completamente predecible. No podemos ignorar la contribución que el uso excesivo de antibióticos en granjas industriales está teniendo en el aumento de la resistencia a antibióticos. Es una bomba de tiempo que podría empeorar la actual crisis si los antibióticos resultan ineficaces en el tratamiento de infecciones secundarias”.