Reconciliar tecnología y educación ambiental

Un grupo de estudiantes con sus profesores da clases al exterior utilizando las nuevas tecnologías para abordar cuestiones ambientales

Madrid
Actualizado:

Guardar

Durante el confinamiento diez millones de alumnos españoles han tenido que recibir clases a distancia. La Covid ha convertido en imprescindible la formación on line y los expertos pronostican que este mercado alcanzará los 350.000 millones de dólares para 2050. Mientras unos defienden que la enseñanza que es más intuitiva y entretenida, el reconocido psicopedagogo, maestro y dibujante italiano Francesco Tonucci, señalaba en una entrevista que durante el confinamiento los niños «manifestaban que estaban hartos de la tarea de manera virtual». Por ello, su propuesta pasó por aprovechar la casa como si fuera un laboratorio y que fueran las acciones con los padres las verdaderas tareas de los escolares y expresaba su deseo de que cuando se volviera de nuevo a las escuelas no se pierda ese descubrimiento, «que se pueda trabajar sobre el mundo, el barrio, las historias, la naturaleza y los problemas ambientales, y no sobre los libros de texto».

Este psicopedagogo ha dedicado gran parte de su vida a estudiar la importancia del entorno en la educación y con su conocido proyecto «La ciudad de los niños», defiende la necesidad de promover un espacio seguro pensado por y para los más pequeños, donde puedan ser independientes desde una muy temprana edad. Él ha sido el protagonista de uno de los encuentros de la serie ¿Cómo le contarías a un niño de Primaria…? Puestos en marcha por Naturaliza, donde señala que «si los niños no viven la experiencia del descubrimiento y la aventura, tampoco conocen la naturaleza».

Al igual que Tonucci, los docentes de Naturaliza también creen que, tal vez, las nuevas experiencias vividas hagan que se produzca un cambio de paradigma en la educación y que es posible reconciliar tecnología y educación medioambiental para que las experiencias de los niños sean más naturales y equilibradas.

Ejemplo de las virtudes de la formación on line es la Escuela de Docentes de Naturaliza (disponible los 365 días al año) con la que los profesores reciben formación tutorizada impartida por educadores ambientales, quienes les asesoran en todo el proceso de transformación educativa. Esta formación on line permite a los profesores adecuarse fácilmente y prepararse para transmitir a sus alumnos todos valores ambientales para poder, así, educar para la sostenibilidad. Los profesores pueden escoger entre 30 o 40 horas de formación que tendrán que realizar en un periodo de cinco meses y que podrán adaptar a sus necesidades particulares.

Eso sí, la mayoría de ellos considera que resulta primordial incluir actividades al aire libre para potenciar la sensibilidad de los estudiantes por el cuidado de la naturaleza y completar la formación de manera experiencial. Y consideran que para la educación ambiental se han de aplicar técnicas innovadoras y participativas, en colaboración con las nuevas tecnologías.

Naturaliza, programa educativo de Ecoembes, imparte educación ambiental de manera transversal, dota a los docentes de recursos gratuitos adaptados al currículo escolar y propuestas de salidas fuera de clase que permitan enseñar contenidos aprovechando las posibilidades que ofrece su entorno más próximo.

Ver los
comentarios

Vía www.abc.es